Cuando se tienen relaciones sexuales muchas veces con una persona, sea la pareja o no, en algún momento las posiciones y las formas de hacer el amor suelen convertirse en algo aburrido y monótono, quizás se quiera practicar algo nuevo, otra forma de sentir placer, algo que nunca se haya hecho antes, algo como el sexo anal.

El sexo anal no es algo nuevo, de hecho, nace con la misma humanidad, con las mismas necesidades de escapar del sufrimiento y encontrar el placer de cualquier manera a través de las sensaciones corporales. En realidad, es un tema que pasó de ser algo tabú a ser algo natural dentro de las relaciones gracias a sirporno en parte, pero muchos se preguntan: ¿trae alguna consecuencia contra la salud?

Pueden ocurrir lesiones graves con el sexo anal

Se entiende que el ano no está desarrollado para recibir estimulación de la manera en la que se recibe el sexo anal, por lo que una mala práctica puede generar lesiones importantes en el recto, como desgarres y hemorragias, ahora ¿es perjudicial para el sistema digestivo?

Pues podría ocurrir el caso de que si el ano y el recto de la persona que recibe la penetración presenta alguna anomalía podría ocurrir un traslado de gérmenes a la cavidad intestinal, lo cual podría ser grave.

Los daños a los que está más propenso el organismo al practicar sexo anal son lesiones en la zona rectal, esto consecuencia de una práctica forzada o excesiva, ya que para llevar a cabo el sexo anal de forma correcta se deben seguir algunos pasos o precauciones antes de comenzar a practicarlo.

¿Como evitar infecciones intestinales?

Es posible que ocurra una infección intestinal solo si se practica de forma incorrecta, pero es posible practicar sexo anal sin sufrir daños como infecciones, desgarres o hemorragias, estos parámetros son:

  • Higiene: Es muy importante tener una buena higiene genital, y en este caso, higiene rectal antes de llevar a cabo la práctica, así es menos probable que existan infecciones para ambas partes.

  • Seguridad: por si la higiene no es suficiente, también es recomendable usar protección, ya que a través del sexo anal también se pueden transmitir las ETS (enfermedades de transmisión sexual) y en el caso de que se practique el sexo con una pareja estable y se utilice otro método anticonceptivo, el preservativo evita que gérmenes anales pasen a la vagina, y si se lleva a cabo la penetración vaginal se debe cambiar el preservativo usado.

  • Lubricación: ya que el ano y el recto no poseen lubricación como la vagina, es necesario usar lubricante, recomendable que sea sintético evitando usas cremas u otros.

  • Relajación: Estirar y relajar el esfínter (musculo que rodea el ano) ya que no es muy elástico y puede lesionarse si se fuerza su estiramiento, esto se puede hacer a través de la masturbación y la lubricación.

Si se siguen las recomendaciones se pueden evitar problemas tales como infecciones que afecten el sistema digestivo.

El sexo anal puede ser incluso recomendable para aquellos que quieran explorar algo nuevo en sus vidas sexuales y probar una que otra fantasía.